SARAMPION

INFORMACION PARA LA POBLACIÓN
Sarampion

SARAMPIÓN

El Sarampión es una enfermedad muy contagiosa de origen viral. Se transmite por vía aérea y se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al  hablar, toser o estornudar o bien simplemente por estar en contacto con cualquier objeto contaminado. El virus puede vivir hasta 2 horas sobre las superficies contaminadas.

Argentina no presenta  casos autóctonos desde el  año 2000. Desde 2009 se han registrado casos importados de sarampión. El último brote fue en el año 2010, posterior al mundial de fútbol de Sudáfrica, donde se registraron dos casos importados  y 15 relacionados a la importación y adquiridos en el país.

En 2011 se registraron 2 casos relacionados a la importación en la localidad turística de El Bolsón y un caso importado en Santa Fe, sin registrarse casos secundarios.

¿A quiénes afecta?

Afecta sobre todo a los niños y los casos más graves se dan en lactantes, menores de 5 años, desnutridos y adultos con inmunodeficiencias. Sin embargo, cualquier persona expuesta puede ser afectada por el virus.

Es letal en el 3% al 6% de los casos y los que corren más peligro son los bebés de entre los 6 a los 11 meses de edad.

Síntomas iniciales (Suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección)

– Fiebre alta.

– Secreción nasal, conjuntivitis y tos.

– Pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.

– Erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo.

La mayoría de los pacientes se recuperan en 2 o 3 semanas. Sin embargo, el sarampión puede causar complicaciones graves, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía, sobre todo en niños malnutridos y pacientes inmunocomprometidos. No hay un tratamiento específico para el sarampión. Sí se pueden tratar los síntomas como la fiebre y las complicaciones que puedan presentarse.

La vacunación es altamente efectiva en la prevención del sarampión

Recomendaciones de vacunación

Las personas que no han recibido la vacunación completa están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

La vacuna contra el sarampión es a virus vivo atenuado y está asociada con la vacuna de la papera y rubeola en la Triple Viral. Esta vacuna es obligatoria y debe ser aplicada a los niños  al cumplir el año de vida con un refuerzo al ingreso escolar, según el Calendario Nacional de Vacunación.

Controle su carnet de vacunación y/o el de su hijo/s y corrobore que cumplan el siguiente esquema:

Niños de 12 meses a 4 años: deben acreditar UNA DOSIS de Triple Viral correspondiente al Calendario Nacional de Vacunación. Aplicar una 2da dosis de Triple Viral con intervalo de 30 días con respecto a  la 1ª dosis.
Personas de 5 -50 años: Deben acreditar DOS DOSIS de vacuna Triple Viral o 1 dosis de Triple Viral  + 1 de Doble Viral o Dos dosis de Doble Viral. Si no tiene registro de 2 dosis vacunar con Triple Viral.
Los niños de 6 a 11 mesesque son contactos de los casos, deben recibir una dosis de vacuna Triple Viral. Debe repetir la dosis al cumplir un año de vida y al ingreso escolar, según Calendario Regular.
Personas mayores de 50 años: No se recomienda vacunación, porque se consideran inmunes; al igual que los que tuvieran una prueba de laboratorio que lo corrobore (IgG positiva para sarampión).
Contraindicaciones para colocación de la vacuna

Reacción alérgica grave (anafilaxia) ante una dosis anterior o a componentes de la vacuna.
No está indicada la aplicación de la vacuna Triple Viral durante el embarazo. La recomendación de no vacunar a embarazadas es para evitar asociar la vacuna con complicaciones que eventualmente pudieran ocurrir durante la gestación (aborto espontáneo o recién nacido con alteraciones, como resultado de otras causas no vinculables a la vacuna). No obstante, la evidencia disponible indica que no existe riesgo de síndrome de rubéola congénita (SRC) cuando la vacuna se le aplica a una mujer que desconocía estar embarazada al momento de la aplicación o durante los meses previos a la concepción.
 
Inmunodeficiencia grave (p. ej., enfermedades oncohematológicas, inmunodeficiencia congénita, tratamiento inmunosupresor, infección por VIH sintomática grave). Los niños con infección por VIH con recuento de CD4 mayor al 15% deben recibir esta vacuna.
Precauciones

Enfermedad aguda moderada o grave en curso.
Púrpuratrombocitopénica.
Reciente administración de sangre y hemoderivados que contienen anticuerpos. Se deben respetar los intervalos sugeridos entre estos y la vacunación antisarampionosa.
Falsas contraindicaciones

Lactancia.
Conviviente o contacto cercano con embarazada.
Conviviente o contacto cercano con inmunosuprimido.
Intolerancia al huevo o antecedente de reacción alérgica no anafiláctica al huevo.
La vacuna administrada dentro de las 72 horas de la exposición al sarampión puede prevenir o modificar el curso de la enfermedad. Si la exposición no produce infección, la vacuna inducirá protección contra exposiciones ulteriores al virus del sarampión. La vacunación es la intervención de elección para controlar los brotes de sarampión.

Recomendaciones en el hogar

Se ha demostrado que el virus persiste hasta dos horas en el ambiente y las superficies. En este sentido, es importante:

Ventilar los ambientes de la casa con frecuencia.
Desinfectar los pisos y otras superficies con una solución de lavandina de una cucharada sopera (10 ml.) por cada litro de agua.
Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.
No compartir cubiertos ni vasos.
Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.
Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y hogar.
Durante la enfermedad permanecer aislado hasta los 5 días siguientes al inicio del exantema para evitar el contacto con personas susceptibles (sin vacunación completa, especialmente embarazadas, inmunosuprimidos y menores de 1 año).
Si presenta síntomas no asistir a la escuela, ni al trabajo o lugares de recreación.
Si hay alguna persona enferma, todos sus convivientes deben consultar al médico para ver si están protegidos.