Trastornos en la conducta alimentaria

La anorexia y la bulimia nerviosa han llamado la atención en los últimos tiempos, habiéndose registrado un notable aumento de esas patologías en la población joven, de allí el interés en su tratamiento y prevención.
ANOREXIA

La anorexia nerviosa, una enfermedad poco difundida, con pocos en el siglo pasado, se ha dado en llamar "la enfermedad de los 80". En la actualidad se la considera como un problema frecuente.
Al cuadro clínico inicial se agregan complicaciones médicas, la presencia de ansiedad, depresión y aislamiento social que es necesario conocer y tratar.
Comienza generalmente en la adolescencia, las mujeres son las más afectadas, puesto que generalmente presentan una excesiva preocupación por el peso y se esmeran por llegar a la "figura ideal", producto de presiones culturales. También puede presentarse en varones y en otras etapas de la vida.
Los trastornos de la alimentación son muy variados y frecuentes en la adolescencia.

En la anorexia nerviosa se observa:
- Una disminución de peso 15% de lo que corresponde a la altura y edad.
- Conductas destinadas a provocar descenso de peso.
- Temor desmedido a engordar
-Signos de compromiso endocrinológico, fundamentalmente falta de menstruación.

En la bulimia nerviosa se observa:
- Comer exageradamente en poco tiempo
- Usar laxantes y provocarse vómitos para evitar el aumento de peso
- Tener miedo a engordar

El tratamiento:

El enfoque del tratamiento fue variando a través del tiempo. Al comienzo se atendía preferentemente la recuperación del peso desatendiendo los factores psicológicos de los pacientes, con la consiguiente frustración respecto de los resultados de los tratamientos.
Hoy se proponen tratamientos que contemplan los aspectos psicológicos, clínicos, nutricionales y familiares. Se trata de equipos multidisciplinarios especializados en trastornos de conducta alimentaria integrados por clínicos, psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas familiares, ginecólogos, nutricionistas, odontólogos, dedicados a la investigación y tratamientos de estas patologías.

¿Qué podemos hacer los padres?

- Pensemos cuáles son las metas e ideales que trasmitimos a nuestros hijos; si respetamos sus gustos y forma de ser.
- Hagamos todo lo posible por mejorar el respeto y la autoestima de nuestros hijos, dándoles igualdad de oportunidades.
- Reflexionemos acerca de nuestras creencias y actitudes respecto de la adolescencia, el cuerpo y la comida.
- Charlemos con nuestros hijos respecto de:
La importancia de la comida sana y variada
Los riesgos de hacer dieta sin control
La importancia de la actividad física moderada

Te puede interesar