El sueño en momentos de crisis y estrés

En momentos críticos como el que nos toca vivir en la actualidad, Ud. necesita más que nunca de un buen descanso nocturno que le dé energías y claridad mental para afrontar el nuevo día.
nar1_copia

Dormir es una actividad absolutamente necesaria e irremplazable, es el único mecanismo del que dispone nuestro CEREBRO para recuperarse.
Estas pueden manifestarse:
Durante la noche como... Dificultad para iniciar el sueño.
Despertares frecuentes. Pesadillas reiteradas.
Despertar precoz por la mañana. Sensación de sueño no reparador. 

Durante el día en forma de somnolencia y fatiga.

Los niños también están afectados por estas alteraciones y los padres deben estar atentos a sus manifestaciones.
La falta de sueño o un sueño de mala calidad, trae aparejadas consecuencias que Ud. verá reflejadas al día siguiente:
a) En su estado de ánimo: irritabilidad, ansiedad, depresión, pánico, aislamiento.
b) En las funciones cognitivas cerebrales: falta de atención, concentración, olvidos.
c) También en áreas como el apetito (aumento o disminución), disminución de la actividad sexual, dolores musculares, etc..
Intente mantener horarios regulares de sueño. Tanto al acostarse como al levantarse. Nuestro cerebro esta preparado para conciliar el sueño entre las 24 horas y la 1 hora. Si nos pasamos de hora costará más dormirnos.
Esto incluye a los niños, aunque estén de vacaciones.

Haga algún ejercicio suave durante el día, ayuda a la relajación necesaria antes del sueño. Preferentemente al mediodía o media tarde, aunque sólo salga a caminar.

Reduzca o suprima la cafeína que está en el café , té, mate, chocolate, bebidas cola, a partir de las 16 horas (puede ingerir productos descafeinados). La cafeína no sólo atrasa la llegada del sueño, sino que provoca numerosos despertares nocturnos, aunque no los recuerde y le impiden que duerma bien.

Ojo con las bebidas “cola” en los niños, no deben consumirse por la noche por su alto contenido en cafeína.
Limite o evite el alcohol después de las16 horas, éste NO ayuda a dormir, por el contrario le sacará el sueño profundo.

Cuidado con la TV antes de dormir y nunca la mire desde la cama. Esto que antes no lo afectaba, ahora provocará disturbios en su sueño.

STOP!! Ud. no resolverá nada mirando las noticias hasta las 24 horas. Haga un corte después de la cena y dedique ese tiempo a su familia, amigos, intente conversar o jugar con sus hijos, leer un libro, escuchar música suave.
Las pesadillas suelen incrementarse en situaciones de crisis o estrés especialmente en los niños pequeños. Intente tranquilizarlos y reafirmar el hecho de que es sólo un mal sueño. Ud. puede ayudar a su hijo a minimizar el número de episodios, cambiando la TV nocturna y los juegos violentos de los videos por la lectura de un cuento o el relato de una historia tranquilizadora antes de dormir.
Aparte los problemas a la hora de dormir. Salvo que haya decidido no pegar un ojo, la cama no es el sitio más adecuado para pensar en los problemas y angustiarse. Recuerde que lo espera un día intenso y debe recargar sus pilas brindándose la oportunidad de un sueño reparador. Para lograrlo, existen algunas técnicas de relajación simples que lo ayudarán a desconectarse.

Si intenta llevar a la práctica estos simples pasos Ud. habrá comenzado el camino que lo llevará a ganarle la batalla al insomnio y hará que su sueño sea reparador.
¡No se AUTOMEDIQUE!
Si persisten los síntomas por más de una semana consulte con su médico de cabecera o recurra a un especialista en Medicina del Sueño.

Te puede interesar